Las condiciones climáticas y las actividades campesinas y ganaderas, han conllevado a una gastronomía sencilla, pero con una gran riqueza y originalidad en sus variaciones. Para el caso, de Guadalajara de Buga, se caracteriza por tener una identidad mestiza, de la mezcla indígena, española y africana; aportes culinarios de los que habitaron y ocuparon la región, y en el que se continúa adaptando a otras costumbres alimenticias, oriundas de otros países.